• MBA Yoku Sashida

Bienvenido a la resistencia

Buenas noches, queridos lectores. El día de hoy quisiera compartirles mi manera de ver el mundo. Pues... como dice la canción: “They may say I’m a dreamer, but I’m not the only one”.


Hoy 22 de Julio, terminé de hacer mi trabajo en soluciones kenko. Revisé los pendientes que no logré terminar, mi novia estaba disfrutando de un bonito atardecer en Ciudad Obregón y me decidí a hablar con mis padres. Durante esta plática de dispersión me contaba mi papá que mi señora Madre había decidido dejar de ver las noticias, ya no consumen televisión, ahora leen libros de su interés o adelantan su trabajo administrativo de su empresa. Yo, asombrado por ese cambio tan drástico en sus medios de comunicación pregunté... ¿Por qué?... pues porque estaban hartos de ver todo lo mal que está en el mundo. Después de 1 hora de plática y argumentación, acordamos entre los 3 que hay muchas cosas malas pero vamos a esforzarnos por ser felices con lo que tenemos porque vida solo hay una.


Obviamente, terminando la llamada no podía dejar de pensar en el ¿POR QUÉ el mundo está tan horrible?, por qué a pesar de nuestros avances tecnológicos y guerras seguimos viendo gente morir de hambre. Todo el sufrimiento de la humanidad no ha parado a pesar de vivir en la época más avanzada tecnológicamente. La vida de héroes y líderes del pasado pareciera que es en vano. El futuro no es esperanzador y las noticias generan mucha incertidumbre. ¿Qué estamos haciendo mal como humanidad?


Entonces pensé. ¿La información es el problema? NO para nada, la información no es el problema, sólo se narran los hechos pero todo lo que pasa es una realidad... el problema debe de ser otra cosa.... En eso recordé mi clase de Economía y según el doctor, la raíz de todos los males es la escasez. Definida como: “la falta de recursos básicos como agua, alimentos, energía, vivienda, etc. Que se consideran fundamentales para satisfacer la supervivencia o de recursos no básicos que satisfacen distintas necesidades en las sociedades humanas en varios aspectos”. En pocas palabras... NO HAY PARA TODOS A UN PRECIO QUE ALCANCE. Creo que di con el clavo, el ser humano tiene necesidades ilimitadas y vivimos en un mundo finito. ¿Por eso estamos condenados? La capacidad de crear y poder imaginar infinitamente en un mundo finito es nuestra condena como especie... bueno puede que sí, pero creo que no nos podemos rendir y aceptar que estamos condenados. Pensemos en una solución partiendo de nuestro diagnóstico.


Asumamos por un momento que el principal reto a resolver de la raza humana es la escasez de los productos y servicios para nosotros mismos. Si descomponemos la escasez en los pilares que la generan nos podemos quedar con 3 componentes principales:

  1. Los recursos de nuestro planeta llamado tierra son FINITOS

  2. ¿Cuántos humanos son todos? No. de población humana

  3. El dinero que hay en circulación ¿Cuánto vale mi dinero?


En su libro Creadores de escasez. Del bienestar al miedo, el economista David Anisi, considera que el predominio del poder económico sobre otros poderes que lo atenúen o regulen, requiere crear nuevos mercados de escasez: desempleo para reducir salarios que no resuelve el desempleo, mercantilización de bienes públicos como la educación, la sanidad y la seguridad, haciendo que resulten inaccesibles y costosos para una buena parte de la población.[1​]


Estos 3 factores para producir escasez que forman un triángulo. Nosotros como individuos tenemos que romper ese triángulo para solucionar esta condena de la humanidad.