No emprendas hasta que hayas completado estos 3 retos.


Hola, soy el director general de Soluciones Kenko S.A. de C.V. Estudié ingeniería biomédica, un MBA en EGADE y un curso de perfeccionamiento en la Alta Dirección por parte del IPADE Business School. Me especialicé en finanzas y marketing para startups en la Universidad de Boston, estudié finanzas para emprendimientos en la London School of Economics y el desarrollo de startups en países en desarrollo en la Universidad de Cape Town, entre muchas otras.


El día de hoy quiero compartir contigo los 3 retos más grandes que me he encontrado en mi camino como emprendedor y que creo nadie debe de dar el siguiente paso sin antes haberlos completado.


Espero que te gusten mis consejos y experiencias. Por favor comparte esto con alguien que esté emprendiendo, haya emprendido o esté en el proceso de emprender su propio negocio.


Los invito también a seguir a Soluciones Kenko en nuestras redes. Estoy seguro de que todos esos proyectos tecnológicos que tienen en mente se pueden materializar y cambiar el mundo.



1) Hacer paz con el “Te lo dije”



El mayor reto por vencer de cualquier emprendedor es entender que lo único que importa es completar las actividades. A lo largo de los años, entre más estudiamos y conocemos, más nos detenemos a planear nuestras acciones. Es obvio, inclusive pagamos por el conocimiento de lo que hacen o hicieron en su momento las empresas exitosas que nosotros aspiramos ser.


Sin embargo, la única realidad absoluta que existe es que: “el hubiera no existe”. Cuando hacemos las cosas, y nos equivocamos, siempre tenemos la excusa universal de voltear al pasado y culpar a nuestro yo de no haber planeado bien. Siempre lo hacemos desde nuestro privilegio actual de haber conseguido terminar la tarea sea como sea, con un resultado positivo o negativo.


Nos da tanto miedo volver a fracasar que con tal de no exponernos como perdedores decidimos dejar de hacer las cosas. Un verdadero emprendedor entiende que el verdadero valor está en “hacer” y no “planear”. Una persona lista para emprender ya no le duele el “te lo dije” porque él ya sabía que algo no iba a salir bien, pero ahora, sin especulaciones y con seguridad puedes volver a intentar, corrigiendo, perfeccionando, volviéndote un verdadero MAESTRO.


En Soluciones Kenko tenemos un dicho ante los “Te lo dije”, aquí siempre pensamos en “Yo hice lo que mejor pude hacer con la información que tenía en su momento”. Todos los sistemas apuntan a la entropía así que haz paz con eso, entiende el riesgo, acéptalo y comienza a hacerlo.


Un gran ejemplo de esto es la empresa Strategico Design Group (SDG) de la cual soy un orgulloso socio.


Por lo general, al iniciar un negocio o StartUP, la mayoría de los consultores se van directo a crear un mantra, misión, visión y valores. Un emprendedor puede durar horas, días o hasta meses tratando de hacer que sus estatutos sean perfectos. Para el caso de SDG, tuvimos una reunión rápida, sabíamos que no podíamos irnos a nuestras casas sin establecer este mecanismo de control empresarial por valores porque ya mañana teníamos que tomar entrevistas de contratación de personal.


Sea como sea que haya salido la primera misión y visión, todos en esa sala entendíamos que la razón de existir de SDG es brindarles a los clientes servicios de diseño que aportará valor en sus negocios si y sólo si estuvieran alineados a su estrategia empresarial. No obstante, no teníamos la información para articular esa oración y caímos en una misión genérica. Un año después, más de $2,000,000 de ingresos y crecer de 2 a 7 personas en su equipo de trabajo. SDG se sienta con su equipo y redefine su misión ahora con su nuevo conocimiento.


Lo que se necesitaba solamente era empezar, tragarse el miedo a fracasar y esos “te lo dije”. SDG comenzó su proceso de reclutamiento y más allá de lo que decían sus estatutos, dejaron que su trabajo día a día fuera moldeando su verdadera misión y visión.



2) Saber pedir ayuda (y aceptar que no sabes)


Nuestro primer emprendimiento ecglove (Electrocardiograma portátil donde con sólo tocar la parte superior del pecho de un paciente era suficiente para detectar más de 12 arritmias y grabar hasta 6 posibles derivaciones del corazón) fue un éxito mediático, FORBES, MEDGADGET, Shark Tank, Entrepreneur y más de 15 premios nacionales e internacionales no fueron gracias solamente a nosotros como emprendedores.


Al inicio, como 3 ratas de laboratorio que éramos en los laboratorios de ingeniería biomédica ITESM, fuimos invitados a un programa de emprendimiento, este programa nos enseñó a validar nuestras ideas con el mercado y lo más importante, a pedir ayuda.


No sabíamos nada de cómo hacer un negocio, pero nuestros mentores, Dra. Geraldina Silveria, Dr. Alejandro García, Dra. Rita Fuentes y muchos más, nos enseñaron el arte de buscar asesores, gente experimentada en nuestro círculo que nos ayudará a poder tener una visión más clara y poder mitigar riesgos que pudieran aparecer en el camino.


Pasamos de pedir asesoría para entender cómo se comporta el dinero en el tiempo hasta encontrar al asesor nacional que nos llevará a obtener nuestro certificado de Buenas Prácticas de Fabricación de dispositivos médicos ya como Soluciones Kenko S.A. de C.V.


Reconocer que no sabes es un acto de humildad, lo cual desencadena en poder recibir ayuda, conocimiento y poder completar la tarea con ayuda de la experiencia de alguien más sabio que tú.


Tu objetivo como emprendedor nunca va a ser convertirte en el mejor financiero, director de operaciones, ingeniero de desarrollo, ni el mejor asesor de negocios. Tú tienes dos objetivos: 1) Ser el mejor socio fundador que tu empresa jamás pudo haber deseado, 2) Construir hoy, sin dejar de pensar en el mañana.

3) Invertir en ti mismo


Sé lo que estás pensando, sé que siempre te han dicho que tienes que construir tu riqueza con el dinero de otras personas. Pero tu chamba como persona que va a pedir dinero es reducir los riesgos de que esa persona pierda sus ahorros. Es tu responsabilidad demostrarle que puede confiar en ti.


¿Cómo demonios esperas que esa persona confíe en ti cuando tú no estás dispuesto a poner ni un peso para que tu idea avance?


¿Cómo esperas que alguien ponga 100,000 pesos? cuando no estás dispuesto a capacitarte para ser un mejor emprendedor.


Puedes tener la mejor idea de negocio del universo, pero si no estás bien como persona no puedes esperar a que alguien confíe en ti.


Un error común es querer poner una industria del tamaño coca cola para la cual necesitas una cantidad impresionante de dinero y querer salir a buscar la inversión que obviamente no conseguirás. Primero invierte en ti, luego invierte en tu negocio y busca ayuda para poder partir tu proyecto en secciones.


Cuando llegan nuestros clientes a Soluciones Kenko por un desarrollo tecnológico siempre buscamos cómo hacer para que sus entregables puedan ir a ser validados en el mercado, trabajamos en la imagen del producto, sus requerimientos de usuario, propósito e intención de uso para hacer lo que mejor sabemos hacer, prototipado rápido de calidad.


Ya como Soluciones Kenko hemos tenido mucha experiencia con emprendedores y empresas que nos contratan para llevar su proyecto al siguiente nivel. Aunque también nos hemos encontrado con emprendedores que lo único que les hace falta es el financiamiento pero que sí han invertido todo lo que han podido en su desarrollo. El caso ejemplar es RCPractica, un producto desarrollado por Soluciones Kenko pero ideado por la Ing. Mariana Delago (Analista de gestión de proyectos en SK). Este proyecto fue ganador del premio a la innovación del estado de Guanajuato y al llegar con nosotros vimos que tenía una oportunidad grande de ofrecer un producto que pudiera competir en portabilidad y con un modelo de negocio diferente a los maniquíes actuales poder hacer una sociedad más preparada para activar la cadena de supervivencia pues el 70% de los infartos extrahospitalarios ocurren en el hogar.


Antes de levantar el capital necesario para posicionar RCPractica como producto final, hicimos una serie de prototipos que fueron a validar con más de 200 profesionales de la salud y así reducir riesgos. Hoy en día este proyecto está a nivel nacional y es apoyado por el ITESM con toda una generación de futuros emprendedores para poder llevar nuestro producto a poblaciones vulnerables.


Sin duda un gran ejemplo de cómo uno de los obstáculos a vencer como emprendedor es primero invertir en ti mismo y luego en tu emprendimiento.


Ahora ya conoces cuales son los primeros tres retos por vencer para poderte convertir en un emprendedor. Te invito a que reflexiones estos tres y que me cuentes sobre tu experiencia. Te deseo un camino lleno de aprendizaje y te abro las puertas para poder platicar sobre tu emprendimiento o idea de desarrollo.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo